• Retinopatía diabética

    El cuerpo de los pacientes con diabetes mellitus no utiliza ni almacena el azúcar de forma apropiada. El alto nivel de azúcar en la sangre puede dañar los vasos sanguíneos de la retina produciendo lo que se conoce como retinopatía diabética. Si la enfermedad se encuentra en un estado avanzado se pueden llegar a formar nuevos vasos sanguíneos y prolifera el tejido fibroso de la retina, lo que provoca un deterioro de la visión, ya que la imagen enviada al cerebro se vuelve borrosa. En los casos más graves se producen sangrados introculares y desprendimiento de retina que puede conducir a una grave pérdida de visión.

    Síntomas

    Un examen médico con dilatación de pupila y a través de un oftalmoscopio es el único medio para detectar posibles enfermedades o alteraciones en el segmento posterior del ojo. Con frecuencia y realizando las pruebas necesarias, el oftalmólogo puede diagnosticar y tratar la retinopatía grave antes de que se manifiesten problemas en la vista.

    Cuando el oftalmólogo diagnostica un caso de retinopatía diabética y para decidir qué tratamiento es el más adecuado, puede indicar la necesidad de realizar fotografías a color de la retina o una prueba especial denominada angiografía de fluoresceína. Para la realización de esta prueba diagnóstica, se debe inyectar un tinte con el objetivo de tomar fotografías del ojo para detectar dónde se producen las posibles salidas de fluido.

    retinopatia

    Tratamiento

    El mejor tratamiento para la retinopatía diabética consiste en prevenir su desarrollo a través de estrictos controles de los niveles de azúcar en la sangre para reducir, en la medida de lo posible, el riesgo a largo plazo de perder la vista. Si existen problemas renales o de hipertensión sanguínea, así como niveles elevados de colesterol y triglicéridos en sangre, también deberán ser tratados.

    La cirugía con rayos láser se emplea para evitar mayores pérdidas de vista. No es común que las personas con vista borrosa causada por un edema macular recobren la visión con esta técnica, pero algunos pacientes experimentan una mejora parcial con este tratamiento. Los rayos láser no curan la retinopatía diabética y no siempre evitan una mayor pérdida visual. Actualmente, con los nuevos tratamientos antiangiogénicos y los corticoides intraoculares de liberación lenta se consiguen mejoras más estables

    La vitrectomía es una intervención microquirúrgica que se realiza en una sala de operaciones. Consiste en la retirada del vítreo que alberga restos sanguíneos y en su recambio por una solución transparente. Este tratamiento se reserva a los casos en los que existe sangrado intraocular y/o desprendimiento de retina.

     

    Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

    La DMAE es una enfermedad del ojo ocasionada por la degeneración, daño o deterioro del área macular, encargada de la visión central y de la agudeza visual, y que suele aparecer a partir de los 50 años. La mácula es una pequeña área de la retina que nos permite ver con claridad los detalles pequeños y finos. Cuando la mácula no funciona correctamente, el paciente experimentavista nublada u oscuridad en la parte central de la visión. La degeneración macular afecta tanto a la visión cercana como a la visión lejana y puede provocar que algunas actividades, como enhebrar una aguja o leer, resulten difíciles o imposibles de realizar.

    Podemos clasificar la DMAE en dos grandes grupos:

    Degeneración macular seca: se debe al envejecimiento y adelgazamiento de los tejidos de la mácula y provoca alteraciones en el epitelio pigmentario (capa de células ubicadas en la parte exterior de la retina), que conducen a la destrucción de la mácula. Su evolución es lenta y su tratamiento consiste en la administración de fármacos antioxidantes específicos para la mácula que ralentizan su evolución.

    Degeneración macular húmeda o exudativa: sen aproximadamente un 10 a 30% de los pacientes con DMAE seca aparece una complicación denominada comúnmente degeneración macular húmeda. Ésta se produce al formarse vasos sanguíneos anormales (neovasos) en la parte posterior del ojo que dejan escapar fluido o sangre y que ocasionan que la visión central se vuelva borrosa. Los pacientes que sufren esta complicación suelen presentar un diagnóstico visual menos optimista que los que sólo tienen degeneración macular seca. De hecho, si no se toman medidas inmediatas, el paciente puede llegar a perder la agudeza visual de una forma rápida, en pocos meses.

    vision dmae

    Síntomas

    La persona que padece DMAE puede comenzar a perder agudeza visual, sobre todo en la visión central. A los pacientes con DMAE les resulta muy difícil leer, no son capaces de percibir las formas definidas y ven las líneas torcidas. En definitiva, la Degeneración Macular Asociada a la Edad provoca una reducción de la calidad de vida del paciente afectando a su día a día.

    Tratamiento

    En el caso de los pacientes con DMAE seca el protocolo habitual es la toma de antioxidantes que ralentizan su progresión. En cuanto a la DMAE húmeda existen varios tratamientos y todos ellos están destinados a bloquear los neovasos y frenar su crecimiento: terapia fotodinámica, fotocoagulación con Láser Argon, termoterapia transpupilar e inyecciones de corticoide intraocular.

    Los más habituales son:

    En la actualidad, el tratamiento más habitual es el uso de inyecciones intravítreas de antiangiogénicos. A través del uso intraocular de antiangiogénicos, se consigue inhibir una proteína que favorece la formación de los neovasos causantes de la destrucción irreversible del tejido visual de la mácula.

     

Desprendimiento de retina

¿Qué es el desprendimiento de retina?

El desprendimiento de retina es una enfermedad ocular que se produce por la separación espontánea de la retina neurosensorial (capa interna de la retina) del epitelio pigmentario (capa externa).

Al producirse esta separación, se acumula líquido en el espacio que se forma entre ambas capas, y la retina desprendida no puede funcionar ni nutrirse de forma adecuada.

Si no se trata, el desprendimiento de retina acaba provocando la pérdida funcional total del ojo (ceguera).

retina6

¿Por qué se produce?

El desprendimiento de retina suele aparecer como complicación de una o varias roturas, debido a una tracción del gel vítreo que rellena el globo ocular, sobre una zona frágil de la retina.

También puede producirse por otras causas:

  • Tumores
  • Inflamaciones graves
  • Agujero macular miópico en pacientes que padecen alta miopía
  • Complicaciones de cirugías oculares previas
  • Traumatismos oculares
  • Retinopatía diabética

Si has sufrido un desprendimiento de retina con anterioridad o tienes antecedentes familiares, es posible que vuelvas a padecer la enfermedad. Por ello, es conveniente que realices revisiones periódicas con tu oftalmólogo.

 
 

retina4    dmae

“Los pródromos de desprendimiento de retina son moscas volantes de forma aguda y repentina, relámpagos o flashes de forma contínua y finalmente una gran sombra”

¿Cómo se manifiesta?

Al no causar dolor y, en muchos casos, no ir acompañado al inicio de pérdida de visión, es importante estar alerta ante los síntomas aunque éstos sean aparentemente inofensivos.

Estos síntomas, que suelen aparecer sucesivamente, son:

  • Visión de moscas volantes (puntos negros que se mueven al mover el ojo). Son causadas por las modificaciones del vítreo
  • Visión de destellos luminosos. Es un síntoma de mayor importancia, que refleja la existencia de tracciones sobre la retina. Suele aparecer cuando ya se ha producido la rotura
  • Visión de una cortina negra que cae por alguna zona del campo visual. Se produce cuando ya existe un desprendimiento de retina, por lo que la consulta con un oftalmólogo debe ser inmediata
  • Distorsión en las imágenes y posterior disminución importante de la agudeza visual. Este síntoma aparece si se daña la zona central de la retina (mácula)
“Para diagnosticar el desprendimiento de retina necesitamos dilatar la pupila para ver los 360º del interior del ojo y detectar si existen roturas”.

¿Cómo se puede prevenir?

Es importante que la población de riesgo se someta a revisiones oculares periódicas, como mínimo, una vez al año.

Además, la aparición súbita de moscas volantes o un aumento brusco de las ya existentes, así como la aparición de destellos luminosos o de cualquier otro de los síntomas descritos, debe ser motivo de consulta urgente con un oftalmólogo.

Es muy importante hacer un diagnóstico lo más rápido posible, ya que las posibilidades de mejora son mayores si no se llega a desprender la mácula o área central de la retina.

Es aconsejable realizar un tratamiento preventivo con láser cuando existen desgarros de la retina aunque aún no hayan provocado un desprendimiento.

Este tratamiento preventivo con láser también puede ser útil para pacientes de alto riesgo, con lesiones degenerativas retinianas periféricas, que puedan acabar en una rotura.

¿Cuál es su tratamiento?

Existen diferentes técnicas quirúrgicas, en función del grado y de la fase de desprendimiento:

  • Fotocoagulación con láser. Mediante el láser, se causan quemaduras controladas alrededor de la zona desprendida. Estas quemaduras acaban por cicatrizar y sellan la rotura retiniana, evitando que el humor vítreo se infiltre entre ambas capas
  • Crioterapia. Se congela el tejido situado alrededor de la rotura retiniana, provocando una cicatrización que actúa de forma protectora por un mecanismo similar al de la fotocoagulación con láser
  • Retinopexia neumática. En el interior del ojo se introduce una burbuja de gas, que realiza una presión de taponamiento sobre la rotura retiniana facilitando que se reabsorba el líquido. Ha de combinarse con crioterapia o láser para sellar la rotura, ya que el efecto del gas desaparece en algunos días
  • Vitrectomía. Consiste en la extracción del humor vítreo del interior del ojo. Posteriormente se aplica la retina utilizando líquidos pesados y realizando láser desde el interior del ojo
  • Cirugía escleral. Se coloca una banda de silicona sólida alrededor de la capa más externa de la pared del ojo (la esclera) para mantener una presión externa sobre el globo ocular, que facilite el cierre de la rotura

 RETINA8

Oclusiones venosas de la retina

¿Qué es?

Es la obstrucción parcial o total de las venas de la retina.

Puede ser de dos tipos:

  • Oclusión venosa central (la vena central de la retina se obstruye)
  • Oclusión de rama venosa. Consiste en una obstrucción provocada por un trombo que se produce en las zonas en las que las arterias y las venas se cruzan

¿Cómo se manifiesta?

  • Oclusión venosa central: produce una pérdida o disminución de la visión que puede llegar a ser muy severa
  • Oclusión de rama venosa de la retina. En muchos casos, según la zona de la retina en la que está localizada, no afecta a la totalidad de la visión. Por ejemplo, las personas que tienen una afectación en el área macular (zona central de la retina) pierden la visión central

Exámenes diagnósticos

  • Examen de fondo de ojo
  • Angiografía fluoresceínica (AGF)
  • Retinografía
  • OCT (Tomografía de Coherencia Óptica)

¿Cómo se trata?

Generalmente se puede tratar con inyecciones intravítreas de fármacos antiangiogénicos o de medicación esteroidea y fotocoagulación con láser en la retina en los casos en los que sea necesario.

¿Prevención?

  • Control de la tensión arterial
  • Control de los índices de colesterol en sangre
  • Evitar el hábito tabáquico

TRATAMIENTOS

 

 

Retinosis pigmentaria

¿Qué es la retinosis pigmentaria?

La retinosis pigmentaria es la enfermedad hereditaria más frecuente de la retina, que afecta aproximadamente a 1 de cada 4.000 personas y se caracteriza por la degeneración paulatina de las células fotorreceptoras retinianas: los conos y los bastones.

¿Por qué se produce?

Como consecuencia de esa degeneración de las células fotorreceptoras retinianas, se produce una disminución gradual de la visión.

¿Cómo se manifiesta?

Los primeros síntomas son la ceguera nocturna, o falta de adaptación a la oscuridad, y la pérdida de visión periférica, dando lugar a una visión de túnel. En estadios más avanzados, también son habituales los deslumbramientos y las cataratas, que pueden aparecer asociadas al proceso.

¿Cómo se puede prevenir?

Actualmente carece de tratamiento, y su gravedad hacen que sea una de las patologías oculares de origen genético sobre las que más se está investigando.

OCT

¿Cuál es su tratamiento?

El grado de severidad y de progresión que alcanza la patología es variable, y está condicionado por el gen alterado en cada individuo y su familia, ya que la retinosis pigmentaria es una enfermedad hereditaria y, por ello, resulta esencial conocer el historial familiar del paciente. Hallar el gen mutado en cada caso, de los más de 50 que pueden causar esta patología, requiere un buen diagnóstico clínico previo para, así, realizar un diagnóstico genético personalizado y preciso, que determinará el tipo de herencia y de transmisión de la enfermedad e identificará a los familiares portadores y presintomáticos.

El diagnóstico genético es, además, el primer paso necesario para poner en marcha terapias génicas, que se basan en sustituir el gen defectuoso por otro funcional. Generalmente, estas terapias se realizan mediante un virus modificado, que contiene el gen funcional, y actúa como vector para insertarse en las células retinianas del paciente. Aunque todavía se encuentran en una fase experimental, las terapias génicas están ofreciendo resultados muy esperanzadores y abren una nueva puerta a los pacientes afectados de retinosis pigmentaria, enfermedad que no tiene cura a día de hoy.