Retina y Vitreo

RETINA Y VITREO

La retina es el tejido que recubre por dentro la superficie de atrás del ojo, como si éste fuera una habitación y la retina el papel pintado.
La retina no es un tejido normal, sino un trocito de cerebro encargado de recoger las imágenes. Al estar compuesto por células cerebrales, cualquier cosa que la afecte supondrá un problema muy grave.

Retinopatía Diabética

Es la primera causa de ceguera en el mundo occidental. La diabetes (aumento de azúcar en la sangre) lleva asociada una alteración de los vasos sanguíneos de todo el organismo; al ser tan pequeños, los vasos de la retina son los primeros en verse alterados: La exploración del fondo de ojo nos puede permitir saber como se encuentran los otros vasos sanguíneos y predecir la evolución de la diabetes en otros órganos.
Hay dos formas en que la diabetes puede afectar a la retina:

1. Retinopatía Diabética de Base o de Fondo: Los vasos sanguíneos alterados sueltan el suero que llevan dentro y encharcan la retina (edema macular) disminuyendo la visión central del paciente. Éste conserva la visión lateral que le permite defenderse por si mismo, pero no puede leer ni reconocer caras.

2. Retinopatía Diabética Proliferativa: Los vasos sanguíneos se cierran y dejan sin riego amplias zonas de la retina. Estas zonas se mueren, pero llaman pidiendo auxilio: Forman un producto que intenta atraer hacia ellas nuevos vasos sanguíneos (Neovasos) . Estos neovasos, en lugar de arreglar las cosas, lo que hacen es estropearlas, ya que se forman tan rápidamente y tan mal, que tienden a romperse y sangrar (Hemorragia Vítrea) llenando toda la cavidad interna del ojo de sangre.

Además, para llegar a las zonas faltas de riego, los neovasos crean unas membranas que les sirven de apoyo; estas membranas cubren la retina y al contraerse provocan desprendimientos de retina; también pueden invadir los desagües de salida del líquido que se forma dentro del ojo y que sirve para ‘inflarlo’ y darle forma. Al no tener salida este líquido, se produce una subida de presión muy alta dentro del ojo (Glaucoma).

Por estos tres mecanismos: Hemorragia Vítrea, Desprendimiento de Retina y Glaucoma, el paciente diabético puede perder la visión total.

Afortunadamente tenemos formas de evitar este desenlace:

1. Control: Dentro del tratamiento integral de la retinopatía diabética, es vital el control estricto de la diabetes y la hipertensión del paciente. De nada sirve que se trate el ojo si todos los vasos sanguíneos del organismo continúan deteriorándose por una mala regulación de la diabetes. Es fundamental el buen control endocrinológico.

2. Láser: El tratamiento con láser de las zonas dañadas, destruye las células ya muertas, de forma que dejan de pedir auxilio: deja entonces de producirse el factor que atrae los vasos sanguíneos anormales y ‚estos, al faltarles el alimento, con el paso del tiempo acaban desapareciendo.

De esta manera se consigue que la mayor parte de aquellos pacientes que, sin tratamiento, hubieran llegado a la ceguera completa, conserven cierto grado de visión.

Sin embargo, el láser se ha mostrado mucho menos efectivo para recuperar la visión por el centro, cuando‚ éste se encuentra ya afectado por la retinopatía. No obstante, en muchas ocasiones se puede mejorar también el edema macular, como puede apreciarse en las fotografías que se muestran a continuación, pero es fundamental coger la enfermedad a tiempo, por lo que todo diabético debe hacerse una revisión del fondo de ojo al menos una vez al año.

Vitrectomía

La Vitrectomía es una operación quirúrgica especialmente diseñada para quitar el gel vítreo (el gel transparente que rellena por dentro toda la cavidad ocular). Puede ser necesario por que se opacifica y deja de ser transparente, a causa de múltiples enfermedades (por ejemplo, tras inflamaciones o hemorragias); también puede ser necesario realizarla en casos complejos de desprendimiento de retina, en casos de membranas adheridas a la retina o por debajo de la misma, en caso de agujeros en la mácula y en casos de traumatismos y heridas oculares graves.

La vitrectomía mejora la visión del paciente porque quita el material opaco que tiene la cavidad de dentro del ojo. Otra función de la vitrectomía es retirar tracciones que provocan desplazamientos, arrugamientos y levantamientos de la retina. Para la cirugía es necesaria una luz, manejada por el oftalmólogo, que ilumina la cavidad ocular mediante una fibra óptica; se precisa también un aparato que corta y aspira al mismo tiempo (el vitreotomo) y el ojo se conecta a una bomba de infusión de suero, de forma que se vaya rellenando de líquido, según vamos retirando el material opaco. El cirujano mira al mismo tiempo el fondo de ojo a través de un microscopio.

La operación se realiza habitualmente con anestesia local, dura entre una y dos horas y es de alta especialización.
En caso de retinopatía diabética, puede ser necesaria para retirar hemorragias en vítreo, extraer tejidos proliferativos o reparar desprendimientos de retina.

Dr. Jorge Alvarez Marin
Dr. Ruyman Rodriguez Gil

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current day month ye@r *